Pérgolas de madera. Secciones constructivas, tipo de madera

Una pérgola de madera al uso de las que se construyen habitualmente tan solo tiene que soportar su propio peso, el del toldo y en algunos casos una lámina de policarbonato que pesar mucho….no pesa. Sin embargo muy a menudo las secciones estructurales que nos encontramos son muy superiores a las realmente necesarias desde un punto de vista de resistencia estructural, ¿a qué se debe este superdimensionamiento de las pérgolas?.

Más imágenes como estas y modelos de pérgolas se pueden encontrar en España en Leroy Merlín, en Pérgolas y Porches Pergomadera o en Bricor.

Pergolas

Pérgola con toldo

La respuesta es esencialmente estética, una pérgola de grandes secciones, entre 14 y 20 cm, llama más la atención que otras más pequeñas. Pero no solo la estética constituye el único motivo para el uso de estas secciones. Cuanto mayor es la sección de las vigas, mayor es la resistencia estructural, los instaladores de pérgolas saben que su cliente final puede tener en mente la posterior instalación de un toldo o por el contrario a lo mejor pretende realizar un cerramiento completo con una cubierta al estilo de un porche. Es por esta razón, que curándose en salud, se prefiere optar por secciones estructurales grandes, aportan más seguridad para el cliente y además son mucho más versátiles en cuanto a las posibilidades de acabado final para la cubierta.

Ya tenemos una dimensión standard para la sección de vigas y pilares en pérgolas 14cm x 14cm o 16×16, son una buena medida que nos aporta estética y funcionalidad, pero, ¿Cuál es la mejor madera para construir pérgolas?

Desde un punto de vista tecnológico

Para responder a la anterior pregunta es necesario explicar la diferencia que hay entre la madera aserrada y la madera laminada

Madera aserrada: Es la madera con la que se ha construido toda la vida hasta la aparición de la madera laminada. La madera aserrada que se empleaba anteriormente en construcción varía enormemente y normalmente dependía de la abundancia de una determinada especie en la región en la que se construía. Madera de pino, alerce y roble se han empleado en la construcción si bien es la madera de pino en bosques ordenados y con grandes fustes la que mayores garantías ofrecía.

Madera laminada: La tecnología de la madera ha evolucionado muchísimo en los últimos tiempos y ha dado sus frutos en la madera laminada encolada. No es nueva no, pero la gran mayoría de casas antiguas no contaban con este tipo de material.

En la actualidad, al menos en España, solo se utiliza madera laminada encolada para la construcción de grandes estructuras.

La madera laminada presenta dos características esenciales que la hacen merecedora del título de única recomendada para la construcción, y que son:

  1. Los fustes de madera laminada encolada se generan en fábrica en condiciones homogéneas y se obtienen tras la unión de muchas piezas previamente seleccionadas de madera de gran calidad. Esto facilita la normalización y certificación del producto  final.
  2. Al montarse en fábrica y efectuar una selección de tablas, se puede certificar la ausencia de fallos internos estructurales en vigas y pilares y esto permite la realización de cálculos estructurales en proyecto que hasta la aparición de este material eran imposibles o con un alto grado de posibilidad de equivocación.

Ya sabemos la diferencia entre los dos tipos de madera, estéticamente podríamos decir que la aserrada tiene un mayor atractivo ya que no se aprecian nunca las uniones, pero desde un punto de vista de la seguridad estructural la madera laminada es mucho más segura.

Especies de árboles que dan madera para la construcción de pérgolas

Ahora vamos a ver las especies recomendadas, para una pérgola de pequeñas dimensiones que no va a recibir mucha carga, prácticamente cualquier especie de madera es factible, pero si de lo que queremos hablar es de seguridad en una estructura de madera correctamente diseñada y construida nos tenemos que ir a por madera laminada y este mercado está muy polarizado hacia el pino o el abeto, se debe a que estas dos especies correctamente cultivadas en montes ordenados suelen dar fustes rectos y con madera homogénea y además responden muy bien al proceso de encolado.

Si a la anterior circunstancia le añadimos que las coníferas de crecimiento rápido aportan una materia prima relativamente económica, ya tenemos el producto ideal para la construcción de vigas de madera laminada de alta calidad a buen precio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s